martes, 29 de octubre de 2013

Extensión de la minería aurífera en Madre de Dios aumentó en 400% en 13 años

El estudio combinado del Ministerio del Ambiente (Minam) y el Carnegie Institution for Science de la Universidad de Stanford, demostró que la extensión geográfica de la minería aumentó en 400% entre 1999 y 2012 en la región Madre de Dios. 
Los estudios de campo sumados a los de cartografía en el aire, y el seguimiento por satélite de alta resolución, determinaron que la tasa promedio anual de pérdida de bosques se ha triplicado desde el 2008. 
El incremento coincidió con la crisis económica que golpeó a gran parte de los países del mundo y el aumento de los precios del oro.
La investigación, dirigida por Greg Asner del Carnegie en estrecha colaboración con especialistas del Minam, estima en 50 mil hectáreas la deforestación total causada por minería aurífera, sin contar los bosques muertos en pie.
Hoy, esa deforestación supera todas las otras formas de deforestación (agropecuaria y forestal) combinadas en la región. Estos resultados ponen de manifiesto que se ha producido mucho más daño del que se conocía.
En total, se encontró que la tasa de pérdida de bosques de la minería de oro se aceleró a partir de 2 mil 166 hectáreas por año antes de 2008 a 6 mil 145 hectáreas cada año después de la crisis financiera mundial de 2008.
Ernesto Raez, asesor del Minam y miembro del equipo de investigadores, comentó que los estudios revelan el terrible impacto de la minería ilegal en uno de los enclaves más importantes de biodiversidad" en el mundo.
"Vamos a continuar y fortalecer nuestra colaboración con Carnegie, para revelar al mundo la verdadera magnitud de la llamada minería de oro artesanal en la Amazonía peruana", dijo Raez.
Madre de Dios es una región selvática con renombre mundial por su alta diversidad biológica, una sola hectárea en dicha región contiene 300 especies de árboles y muchos más habitantes animales y vegetales.
Las reservas de carbono exceden las 100 toneladas por hectárea y la densidad de jaguares y primates grandes está entre las mayores del planeta.
La demanda de oro se mantendrá en el futuro previsible, lo cual representa un desafío para tomar medidas inmediatas de contención y mitigación de esta minería.
Los autores del estudio concluyen que cualquier solución de largo plazo posiblemente requerirá una imposición de la ley mucho más activa, para proteger los bosques tropicales y los cursos de agua.
Fuente: Andina

0 comentarios:

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD