sábado, 31 de enero de 2015

Enfrentamiento por Tía María deja dos heridos en Tambo


Las posturas a favor y en contra del proyecto minero Tía María de la empresa Southern, ayer llegaron a su punto más violento dejando a dos mujeres heridas y daños a la propiedad privada en el distrito de Cocachacra - Islay.
Ni el párroco José Cascely, que con una cruz entre manos salió a plaza principal a pedir calma a la población, fue escuchado. 
Una turba de antimineros, de más de 200 personas, arremetió contra un grupo de ciudadanos que respalda la actividad minera en el Valle de Tambo y los agarró a pedradas, incluso dentro de la iglesia principal.   
VIOLENCIA ANUNCIADA
Días atrás, el Colectivo por el Desarrollo y Progreso de la Provincia de Islay, convocó a una marcha a favor del proyecto cuprífero. 
La medida buscaba dar respaldo al anuncio que hizo un funcionario de Grupo México, dueño de Southern, en relación a que ya tenían el permiso para iniciar la construcción del proyecto minero. Esa versión fue desmentida, el último miércoles, por el Ministerio de Energía y Minas, asegurando que el permiso aún está en trámite. 
Como respuesta a esta movilización, los dirigentes antimineros del valle también advirtieron de una contramarcha, la cual desbordó pese a los esfuerzos de la Policía.
Alrededor de las 17:00 horas, más de 500 personas del colectivo a favor de la minería pretendían iniciar su recorrido con pancartas pidiendo el diálogo entre autoridades y funcionarios de la minera.
El punto de concentración fue la avenida Progreso, a la altura del Estadio Benigno Pérez Málaga. Fue allí que los antimineros, con palos, huevos y piedras, les salieron al frente para provocar el caos
En un inicio el contingente policial replegó a los manifestantes y les pidió a los miembros del colectivo suspender la marcha “pacífica” para evitar disturbios, estos no hicieron caso y prosiguieron su actividad cambiando su recorrido hasta llegar a la plaza San Francisco.
Allí fueron rodeados por la turba, que en un momento sobrepasaron el cordón policial, lanzando piedras contra los “pro mineros”, que huyeron despavoridos por donde podían. 
Un grupo, presa del pánico, trató de protegerse en la iglesia Inmaculada, donde se celebraba una misa, pero dos proyectiles ingresaron al lugar causando daños. Uno de ellos le cayó en la cabeza a Concepción Catacora (44) una pobladora de Cocachacra y otro a Norma Yana (34), que terminó con el brazo herido y con una aparente fisura. Ambas fueron socorridas.
Mientras ello ocurría en este punto, en las calles aledañas, ambos bandos se enfrentaron dejando algunas casas con vidrios rotos, lo que obligó a la Policía a lanzar bombas lacrimógenas. 
Algunos voceros de los antimineros, culparon a Southern de estos hechos. Acusaron a la minera de intentar sorprender a la población y advirtieron que en los próximos días iniciarían una huelga indefinida.

0 comentarios:

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD