sábado, 15 de agosto de 2015

El ex Primer Ministro de China, Wen Jiabao, señala que para que los países emergentes progresen tendrán que hacer cambios drásticos en sus gobiernos.


En su opinión el punto principal es la eliminación de lo que él llama “factores hipócritas”. Por eso propone penas drásticas efectivas.

#1 PENA DE MUERTE PARA CRÍMENES COMPROBADOS 
El gobierno tiene que dejar de lado la hipocresía: Un criminal no puede ser tratado como una celebridad. Ninguna sociedad honesta y trabajadora merece vivir con tanto miedo. Esto se reflejará de inmediato en la seguridad pública del país y la sociedad, especialmente en la reducción drástica del gasto público en materia de seguridad. Quien no respetó los derechos humanos debe recibir la máxima sanción, sobre todo los reincidentes pues recibieron una segunda oportunidad para cambiar y no lo hicieron, por lo tanto no merecen ningún otro compromiso de apoyo por parte del gobierno, sino más bien sanción ejemplar, pena máxima.
#2 SEVERO CASTIGO PARA LOS POLÍTICOS CORRUPTOS
Cuando las autoridades roban dinero público, le roban al país la posibilidad de hacer algo por los más pobres. Consideramos que eso es una forma de traición a la patria y que se tienen que castigar con la pena de muerte y, por supuesto, el retorno inmediato a las arcas públicas de los valores robados. Hay un legado en nuestra cultura que dice que todo empieza con el ejemplo, por lo tanto los líderes del país tenemos que ser testimonio de aquello que exigimos al resto de ciudadanos.
#3 REDUCCIÓN DEL SALARIO Y LOS GASTOS DE LOS POLÍTICOS
Partamos de lo siguiente: la política no es un negocio, es servicio. A la administración pública no solo debe llegar el que tiene vocación y preparación, sino el que tiene su economía personal saneada.
Vuestros países tienen la política más cara del mundo, esto ocurre por la cultura del malandraje instalada recientemente y por la falta de políticas serias y claras en materia salarial. La autoridad electa tiene que poner sus conocimientos en beneficio de su país y no sentirse un “rey” como se ven actualmente, manipulando groseramente los presupuestos o cediendo a la corrupción. En perspectiva un diputado de los países desarrollados cuesta menos del 10% de lo que un diputado cuesta en Brasil, por ejemplo. El pueblo no debe pagar mega sueldos, sino lo justo y a cambio exigir honestidad y eficiencia.
#4 REDUCCIÓN DE LA EDAD LABORAL Y PENAL
Nuestros países no pueden seguir tratando a los adolescentes de 15 a 18 años, como niños que no pueden hacerse responsables de sus actos. Además, no podemos mantenerlos en ociosidad. Los jóvenes tienen que estudiar o trabajar e, incluso, pueden hacer ambas cosas. Hoy más que nunca se requiere de mano de obra renovada, esto es una oportunidad para ellos. Es un error fatal para la sociedad tener jóvenes sin hacer nada. De la ociosidad a la delincuencia solo hay un paso. Asimismo, al adolescente que pese a las oportunidades reincide en el delito, hay que tratarlo no por su edad, sino por su mentalidad. Puede tener diecisiete años, pero la mente de uno de treinta y por tanto es igual o más peligroso y no debemos tenerle compasión.
# 5 REDUCCIÓN DRÁSTICA DE LA CARGA TRIBUTARIA Y REFORMA FISCAL INMEDIATA
China ha demostrado que el crecimiento del país no requiere perseguir a sus industrias y empresas en general; por el contrario, el Estado tiene que ser un aliado y no un enemigo de los negocios. Una persona que hace su empresa es una carga menos para el Gobierno, así que no hay que trabarlo, sino impulsarlo. Si miramos la carga fiscal en América Latina, nos damos cuenta que es exagerada, confiscatoria, injusta y desordenada. Esa política estanca el mercado.
#6 QUINTUPLICAR LA INVERSIÓN EN EDUCACIÓN
Un país que quiere crecer debe producir los mejores profesionales del mundo y esto sólo es posible si el Estado invierte por lo menos cinco veces más de lo que se hace ahora en educación. Hoy más que nunca la economía no es impulsada por los recursos que salen de la tierra, sino por mentes creativas. Hay una nueva economía exigiendo cada vez con más urgencia jóvenes con nuevos perfiles: hoy tenemos que formar a los jóvenes para que compitan no en su país, sino en el mundo.
#7 DESBUROCRATIZACIÓN INMEDIATA
Los países en vías de desarrollo siempre han sido muy burocráticos y complicados en la negociación. Los ciudadanos no pueden perder tiempo en trámites absurdos pensados en épocas pasadas. Las inversiones, del tamaño que sean, requieren que se les facilite el camino; la gente quiere que las instituciones estén a su servicio y no en su contra. Necesitamos menos papeles, menos trámites, menos burócratas. En nuestro país hemos consideramos que este tema es realmente importante para estimular el desarrollo.
#8 RECUPERACIÓN DE LA INVERSIÓN PÚBLICA
Los países con potencial de desarrollo han sufrido una parálisis muy preocupante en las inversiones públicas en los últimos 50 años. Este es un hecho probado. Faltan más inversiones en infraestructura, educación, cultura, y prácticamente en todas las áreas relacionadas con el estado, lo que ha dificultado el crecimiento de los países. Piense, por ejemplo, en las vías que conectan a los pueblos. Sin carreteras, sin vías férreas, sin aeropuertos, no hay desarrollo.
#9 INVERTIR FUERTEMENTE EN EL CAMBIO DE LA CULTURA DEL PUEBLO
#10 INVERTIR EN CIENCIA Y TECNOLOGÍA
El país más grande y poderoso de América Latina, como es Brasil, proporcionalmente, invierte menos del 8% que China en ciencia y tecnología. Y ahora, no tiene la calidad requerida en el área de ingeniería, no tiene calidad médica, no cuenta con profesionales con una formación de calidad para competir con los países desarrollados que van más de 20 años por delante.
¿Cuánto invierten en investigaciones científicas que contribuyan al desarrollo del país? ¿Cuántas patentes están registrando? No hay nada más estratégico para un país que la inversión en educación y en ciencia y tecnología.

0 comentarios:

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD