miércoles, 15 de junio de 2016

LUCHAR CONTRA LA VIOLENCIA ES TAREA DE TODOS


En anteriores artículos he expresado mi rechazo absoluto contra la violencia y he denunciado por este medio y otros que esta ola de violencia pare cuanto antes. La delincuencia común es más violenta que antes y por con consiguiente más peligrosa. Lo mismo pasa con la violencia familiar que puede expresarse en: violencia física, violencia psicológica y violencia económica. Nos hemos enterado con mucha tristeza y rabia sobre el salvaje ataque que recibió una señorita estudiante universitaria de parte de su (en ese entonces) enamorado, dejándola hospitalizada. Nos hemos enterado de igual forma del cobarde ataque de un sujeto que golpeó a su abuela de casi de 90 años por no darle dinero para su quién sabe que necesidades. Me he mostrado crítico, junto a otros jóvenes estudiantes, sobre el problema del transporte público en nuestra ciudad, en donde por 20 o 30 centavos se podría terminar masacrado por un cobrador y/o chofer desquiciado, quizá te rompa la cabeza o de pronto un brazo; sin embargo, el riesgo de la integridad física no vale ni 20 centavos ni 30 centavos, es más, la seguridad y la paz no tiene precio. Vale recalcar que no son todos los choferes y cobradores quienes se comportan mal, sin embargo, como trabajadores representan a una empresa y la imagen y reputación de ésta depende de ellos, aunque parece importarles poco o nada a los gerentes. Preocupa bastante el hecho que muchos escolares se encuentren con miedo al subir a una combi o custer, esta sensación de miedo lo he podido notar cuando a algunos no se les da completo el vuelto del pasaje que pagaron o cuando a los escolares no se le quiere recoger en los paraderos. Con esa lógica egoísta de que los escolares pagan poco pasaje y por lo tanto no los recogeré, se está maltratando a los estudiantes que necesitan llegar a su destino. Otra historia se podría contar de aquellos desequilibrados que manejan creyendo que la pista es de ellos, haciendo muchas veces acelerar el paso de las personas para no ser atropelladas, lo hacen con tanta soltura, me imagino a esos malos conductores manejando por las calles de Arica, estoy segurísimo que estos no disfrutarían de esa impunidad que si sienten acá. Nadie está libre de la violencia, y menos de esta particular violencia que rebalsa por todos rincones de nuestra sociedad. El silencio nos hace cómplices y no vamos a permitir que se infunda miedo a nadie. No se justifica en lo más mínimo la violencia verbal y menos la violencia física, si usted señor o señora es víctima de violencia, denúncielo, pida garantías y haga saber que su vida está en riesgo ya que por desequilibrados mentales no se puede vivir en zozobra. No esperemos que alguien desgracie la vida a otra persona para recién hacer algo, las acciones preventivas siempre será la mejor forma para encarar este problema social. Recordar que la Seguridad ciudadana es la acción integrada del estado en colaboración con la sociedad civil para asegurar la convivencia pacífica, donde la lucha contra la violencia junto con la prevención de delitos corresponde, en esencia, sus principales funciones. No quiero exagerar, pero creo que la intolerancia se vuelve un crimen cuando lo que se tolera es la maldad misma. La lucha contra la violencia solo será efectiva y hasta erradicada si hay un trabajo articulado y transversal en la sociedad entre el MINEDU, MINSA, PNP, Gobierno Regional (siguiendo pautas y lineamientos de políticas de estado) y la sociedad civil organizada. Generar conciencia de la problemática, es sin alguna duda, el primer e importante paso para todo esto.

(Fuente: diario Caplina 12/06/16)

0 comentarios:

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD